Educación

Gastos hormiga, vampiro o fantasma: qué son y cómo encontrarlos para no perder plata todos los días

May 14, 2024
Blog
Educación

Gastos hormiga, vampiro o fantasma: qué son y cómo encontrarlos para no perder plata todos los días 

Son los pequeños gastos frecuentes que parecen insignificantes, pero a fin de mes, limitan tu ahorro e inversión. Y a fin de año acumulan cifras que afectan las finanzas personales. Consejos prácticos para no tener una relación tóxica con el dinero. 


Lo dicen los expertos financieros: ahorrar es posible, pero invertir es imprescindible. Con una inflación alta y persistente, invirtiendo una parte de tus ingresos en acciones, bonos, CEDEARs o comprando dólar MEP -según tu perfil, tus recursos y tus objetivos- a través de una app como Banza podés mejorar tu poder adquisitivo a corto, mediano y largo plazo. 


Si pensás que todavía podés sacarle más jugo a tu sueldo… ¡Estás en lo cierto! Para empezar con el pie derecho, lo primero es que detectes, reduzcas o elimines los gastos hormiga, esos malos hábitos de consumo diarios que, con la excusa de “me lo merezco” o “es un gustito”, se comen tu plata de a poquito.


Hay otras amenazas silenciosas para tu bolsillo: los gastos vampiro, aquellos ‘olvidados’, que te absorben ingresos periódicamente (suscripciones, membresías, cursos online); y los gastos fantasma, tan inesperados como terroríficos (cambiar electrodomésticos o arreglar el auto de apuro). 

Para evitar estos gastos, es clave saber en qué se te va la plata. ¿Te pusiste a pensarlo? Seguramente no encuentres una respuesta rápida. 

Por eso te proponemos una guía práctica para sanear tus finanzas personales, que incluye soluciones para reducir, reemplazar o hacer más eficientes tus gastos frecuentes. 

Cuáles son y cómo evitar los gastos hormiga, vampiro y fantasma
  1. Movilidad: Para maximizar tu movilidad, es recomendable aprovechar las promociones y descuentos que ofrecen las apps de viajes, al utilizar determinados medios de pago en diversos momentos del día. Igualmente, para realmente hacer una diferencia lo mejor es estar preparado antes de lo habitual para tener más opciones de transporte y no depender exclusivamente de estas alternativas de último momento. Además, si tenes la oportunidad y la disposición, considera caminar una parte del trayecto para disfrutar de una experiencia relajante y alejarte del sedentarismo. ¡Cada paso cuenta para tener un estilo de vida más activo y saludable!

  1. Gaseosas: probá cambiar la gaseosa por agua mineral o jugos naturales dos veces a la semana y así, bajar la carga de azúcares y conservantes en tu día a día. Además, cada latita de gaseosa que comprás en el kiosco sale mucho más caro que si la conseguís en el supermercado, por packs. Sin embargo, el verdadero cambio -además de lo que gastes- está en incorporar más agua a tu rutina, ya que es la opción más saludable y económica. ¡Cuidá tu salud y tu bolsillo!

  1. Cafecito: ese latte o flat white que ‘necesitás’ comprar en el bar de especialidad antes de entrar a la oficina o después de almorzar van achicando el saldo de tu caja de ahorro semana a semana. Es hora de que optes por un vaso térmico para llevar tu infusión favorita desde casa. O hacé una inversión inteligente en una máquina de café para darte el gusto en horario laboral todas las veces que quieras. Además, vas a reducir tu huella de carbono al no consumir tanto material no reciclable, como los vasos y sorbetes de plástico.

  

  1. Compras online: revisá con calma la letra chica de las promos semanales de tu banco o billetera virtual. Y también controlá tus impulsos durante las semanas de mega descuentos en tecnología, electrodomésticos y productos de consumo masivo. Tené siempre presente que los esquemas de comisiones pueden desangrarte silenciosa pero dolorosamente.

 

  1. Suscripciones y membresías: caés en la trampa en momentos de mucho estrés, aburrimiento o ilusión. Los ejemplos sobran… En enero pagás por adelantado el año de gimnasio pero entre trabajo, viajes, compromisos familiares y fiaca, vas un par de días por semana nomás. Tenés más cuentas en servicios de streaming que horas libres para maratonear series o escuchar música sin publicidades. Te bajás apps de meditación, yoga o mindfulness en tus noches de insomnio pero, cuando te desvelás, lo único que hacés es mirar TikTok. Controlar esos impulsos es casi imposible, así que una solución realista es que programes chequear, cada 3 ó 6 meses, cuáles de esos servicios son realmente ‘esenciales’ para tu vida.

Con algunos pequeños cambios de hábitos, podrás ordenar tu economía y comenzar a invertir. ¡Verás cómo pronto tendrás rédito!

Compartí esta nota

Convertite en un
espectaculador de inversiones

¿Querés ser parte de nuestros expertos?

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

By clicking Sign Up you're confirming that you agree with our Terms and Conditions.